Carlos Pauner

January 8, 2016

Carlos Pauner pasó unos días en Mar del Plata donde hubo tiempo para una charla de montaña compartiendo algunas cervezas y mirando el mar.

Pregunta a pregunta,  el alpinista español aborda temas con claridad, haciendo gala de su franqueza, explayándose sobre el ochomilismo, su visión personal y remata con una descripción clara de lo que para él es el programa de ascenso a los +6500 de los Andes

 

 

  1. Tu perfil te define como alpinista de elite, empresario y licenciado en Cs Quimicas con un master en Gestion Medioambiental. Como te definis vos?

 

Pues yo me definiría como una persona eternamente insatisfecha, en el fondo desde que era muy pequeñito siempre estuve atrás de un proyecto, cuando terminaba uno venía otro detrás. Si tuviera que encontrar una frase que me definiera seria que soy un perseguidor de sueños, un creador de historias, un creador de proyectos, es lo que me ha mantenido y me mantiene vivo, es mi motor. En este mismo momento estoy lleno de sueños y de ideas y siempre estaré en marcha con eso.

 

  1. En 2003 sufriste lo que definiste tu peor accidente al caer 6 metros en un rocódromo en Zaragoza. Como fue tu recuperación? Como volviste a la montaña?

 

La verdad es que es una prueba de esas que no te esperas. Habia subido la cumbre del Everest, había culminado los 14 y estaba en un periodo veraniego, de descanso y estaba escalando, que es una de mis aficiones básicas, de esas que tengo desde los 15 años y justo ocurre en un rocódromo, donde nunca debería haber ocurrido, pero en definitiva ocurrió y en realidad lo que eso provocó fue que estuve un año y medio recuperándome para lograr estar donde estaba en ese momento de descuido que en realidad casi me cuesta la vida. Fue duro, tuve 3 operaciones, me partí la pelvis entera y durante ese año y medio en un punto logré tener un solo proyecto que no era mas que recuperarme. Fue sin dudas una de las pruebas mas duras que he tenido que sufrir para luego superarla.

 

  1. Actualmente estas en el proyecto 7 summits y acabas de regresar del Aconcagua. Como te fue en la expedición?

 

Pues sorprendente. Por un lado la dureza del cerro que no lo esperaba, pensaba que era menos duro, menos largo, es muy áspero, pensaba que si bien era casi un 7000 no sería tan duro y ademas el clima que casi lo definiría como invernal, no solo por lo frio, si no que esta temporada, como el fenómeno del niño pues ha sido muy duro, casi lo definiría como una invernal. Hemos tenido que pelear casi como en una montaña de 8000 metros, y sufrir y pasar frio para poder coronar la cumbre con mucho esfuerzo. Además por otro lado también sorprendente por su belleza, los paisajes que he visto me han llamado mucho la atención, no esperaba esos ríos o esas enormes montañas de los Andes rodeando el Aconcagua, lo mismo que la vista desde la cumbre hacia cadenas totalmente cubiertas de hielo, verdaderas grandes montañas que llamaron poderosamente nuestra atención por su belleza. Unos colores, quebradas profundas, unos picos imponentes, una belleza que no esperaba que junto con la dureza del monte ha convertido a este Aconcagua en una montaña sorprendente, muy distinta a la presentada en las guías de las montañas del mundo que casi la equiparan con un Kilimanjaro, un Elbrus o un 6000 de Himalaya.

 

  1. Sobresale tu logro de los 14 ochomiles. Que motivaciones te llevaron a buscarlo y cuales posibilitaron que lo logres?

 

En un principio fue la evolución propia de la actividad, comencé de muy joven, a los 15 años, y luego fui al Pirineo, a los Alpes, me probé en la altura y vi que iba bien, que rendía y luego vino una incursión al Himalaya de la India un 7000 y luego una dice quiero montañas cada vez mas difíciles, cada vez mas lejanas, cada vez mas altas, hasta que en el 2002 doy un salto cualitativo, voy a dedicar mi vida o por lo menos un tiempo muy largo de mi vida a escalar todas esas montañas de mas de 8000 metros, y hago la conversión a alpinista profesional, y como un proyecto de estas características me va a costar, 10, 12, 15 años de mi vida y por costes y por tiempo, decido profesionalizar mi actividad, buscar patrocinadores y sponsores y arranco ese mismo 2002 intentando la cara sur del Annapurna y a partir de ahí ha sido un continuo de expediciones y a partir de ahí mi vida ha sido otra, ha sido el trabajar haciendo expediciones, al menos 2 por año, que me llevaba a vivir la mitad del año fuera de mi casa. Al final han sido 26 expediciones para subir los 14 y poder sacar adelante este proyecto. Concretamente yo diría que para lograr el proyecto el primer paso fue profesionalizarme y luego la clave fue la orientación al logro y la adaptación al medio.

 

 

  1. Es solitaria la relación del montañero con la montaña? Sobre todo a grandes cotas de altura?

 

Yo creo que si. Si. Si y mucho. Y pese a estar rodeado de personas, siempre sabes que todo depende solo de ti. En la parte baja y media de la montaña si puedes funcionar en equipo, pero en la parte alta, solo dependes de tus fuerzas y es muy difícil que alguien haga algo por ti. Cuando en esos momentos flaqueas, o te paras, sentís la soledad extrema, estas dependiendo solo de tus fuerzas y no hay forma de decir, basta de este juego. Cuando te metes en la llamada zona de la muerte, o en lo que uno siente que es su zona de definiciones de vida o muerte, estas solo, eres solo tu, entonces eso si que te da un sentimiento de soledad importantísimo.

 

  1. El descenso del Kanchenjunga en 2003 debe haber marcado un antes y un después en tu carrera alpinística. A mas de 12 años de esa odisea que conclusiones sacas? Que posibilitó tu sobrevivencia?

 

La aventura del Kanchenjunga me ha puesto realmente al limite, pero no a mi como Carlos, sino en los límites verdaderos del ser humano en general. Pasar 3 días con sus noches, sin bebida, sin alimento, sin saco, perdido a mas de 7500 metros, la verdad es una prueba durísima, que por una lado tiene un lado negativo, las congelaciones que derivaron en las amputaciones de 4 falanges de mis dedos, pero también tengo mi balance positivo, pues comprendí que realmente valía para el proyecto en que estaba metido, pues fui capaz de bajar por mi propio pie hasta el campo base, cosa que muy pocos podrían lograr y salir de donde estaba metido, eso me dio mucha seguridad en mi mismo, para lograr mi proyecto y para otros aspectos de mi vida. Esa experiencia, y el saber como me he comportado me dio muchísimo aplomo y seguridad y sin haber llegado a estar en una situcion similar siempre sentí que tenía un colchón de seguridad que me permitia manejarme con libertad y aplomo en muchísimas situaciones que de otra manera quizás hubieran sido muy peligrosas y me hubieran situado al limite. Eso, sumado a que las congelaciones no fueron definitorias, hicieron que en 2004 cuando pude retomar lo hiciera con mucha mas fuerza y determinación. A partir de ahí, me sentí poderoso, pude subir al Gasherbrum I y al Cho Oyu y ya supe que podía afrontar todo este tipo de montañas. Yo había aprendido de golpe una experiencia vital, que muchas personal le lleva mucho años aprender o incluso la vida. Además en el terreno personal – deportivo, fue algo importante, porque abrimos una ruta de dificultad, de casi 1000 metros de longitud que para nosotros fue un hito, algo muy importante que hizo que en poco tiempo, superado el shock, diera un balance positivo a toda la expedición que condicionaría para bien el reato de mi vida.

 

  1. A lo largo de los 15 años de expediciones al Himalaya quien ha sido tu gran compañero de cordada? Carlos Pauner tuvo un “socio ideal” en estos ascensos?

 

De todos los compañeros que hemos compartido expediciones juntos, sin dudas, ha sido, Javier Pérez, si bien no estuvo en las ultimas expediciones, ha sido muy importante para mi, ha sido mi cámara de altura, además que somos amigos desde hace mucho tiempo y hemos compartido mucho juntos. Ademas he tenido la fortuna de poder sumar a mis expediciones a gente de mi tierra, como Fer Lorente, Raúl Martinez y además he compartido con gente con quien nos unen momentos muy fuertes como Silvio Mondinelli, Mario Merelli, Christian Kuntner y por supuesto el gran abanico de amigos, que ya eramos amigos antes de ir al Himalaya o trabamos amistad allí, como Juanito, Edurne o Alex Txikon con quienes fuimos uniéndonos no en las cimas, sino en los caminos que nos llevaron a ellas, en las vivencias, en los viajes y países, que posibilitaron el crecimiento personal de cada uno y eso fue trabando grandes amistades, compañerismo y particularmente mi crecimiento como ser humano.  

 

  1. Las reglas del juego del 14 ochomilismo implica en muchos casos mucha exposición mediática . Que sensación tenes por la polémica sobre tu cumbre en el Shisha Pangma?

 

Bueno, pues esto es como todo, en toda profesión hay partes positivas y negativas. Cuando por ejemplo hemos tenido problemas entre nosotros, si no hay un medio de comunicación, el tema se dirime de una forma mucho mas razonable, pero si hay un medio cerca, hay muchos malos entendidos, hay declaraciones que uno dice, pues de donde ha salido eso? Si este tio no ha dicho nada frente a nosotros, y todo ese rollo que ya te imaginas. Además en caliente, en el campo base le puedes decir algo a un compañero, pero eso debe quedar entre nosotros, pero hubo casos que eso tomo forma pública y eso siempre ha hecho daño. En el 2011, fue el año que se tocó fondo en ese sentido, nosotros estábamos en el Lhotse y además en el Everest estaba el grupo de Edurne y eso provocó grandes malos entendidos y ese año hubo muchas personas que quisieron sacar protagonismos que no les correspondían y ese generó todo lo posterior y en general diría la mala imagen que dejó el alpinismo español en ese momento. Además dentro del periodismo de montaña hay gente que sabe hacer muy bien su trabajo y otra que no saben diferenciar una información de un rumor o un comentario y difícilmente entiendan lo que puede haber pasado arriba si no han estado en ese momento y solo se guían por los dichos que supuestamente han escuchado. Ademas está aquel que antepone sus cuestiones personales a la verdad y para seguir sosteniendo y simulando continúa afirmando cuestiones que no se condicen con la realidad. Nosotros como alpinistas, debemos hacer un examen de conciencia de cómo hemos dirimido muchos asuntos en los medios y como han trascendido dañando a muchos de nosotros. Puntualmente la polémica del Shisha Pangma lo atribuyo a lo anterior, luego de lo del Lhotse hubo parte del periodismo que antepuso cuestiones personales a hechos concretos.

 

 

  1. Que ententes por alpinismo de vanguardia en la actualidad?

 

Vanguardia es aquel proyecto que decanta por lógica, las ultimas invernales, proyectos en lugares remotos, aquella ruta en una vertiente que uno ve y dice quien será el que suba por allí. No tengo dudas, que vanguardia y lógica van a la par.

 

  1. Las redes sociales e internet son una constante en la vida actual. Cual es el rol de estas en el alpinismo actual

 

Yo creo que son muy importantes, en mis comienzos no había ni siquiera telefonía vía satélite y ahora estamos inmersos en toda esta tecnología que posibilita acercar ese mundo tan alejado, mandar información en tiempo real, compartir videos, y eso ha posibilitado acercar el alpinismo de alta cota al publico en general y eso facilita enormemente el financiamiento de las expediciones. La pequeña cuota negativa que quizás encuentre es el sentirse observado permanentemente y el condicionamiento que esa situación conlleva, pero son las reglas actuales y a disfrutarlas.

 

  1. Los proyectos como los 14 o las 7 summits ayudan a planificar años de deporte y son bienvenidos por la cultura montañera mundial. En América se está instalando el proyecto de las cumbres superiores a 6500 metros. Si bien comenzó como un proyecto sudamericano, alpinistas de elite como Alex Txicon ya lo están considerando como un paso previo para un proyecto de mayor calibre. Lo conoces?

 

Si, pues lo conozco y no lo considero un proyecto menor, si distinto, pero no menor. Los Andes es una de las dos grandes cordilleras del mundo y un proyecto en ellos es de suma importancia. Yo diría que la entidad del programa de los 6500 andinos es comparable a las Seven Summits. Al final de cuentas, el proyecto de los 14 no implica subir a esas cumbres, sino realmente implica sobrevivir a ellas. Ese programa es salvaje. Dada la tasa de mortalidad que tienen montañas como el Annapurna, el K2 o el Kanchenjunga hay que tener mucha suerte y habilidad para poder sobrevivir. Luego hay proyectos como las Seven Summits que son mas amables, no tienen tantos problemas logísticos, de financiación, de tiempos, además conoces mientras lo desarrollas gran diversidad de situaciones, de culturas, de países, mientras que los 14 comparten en general el mismo aeropuerto, las aproximaciones, en algunos casos los campos base. En cambio un proyecto como el que me comentas me parece extraordinario, por empezar los Andes es una cordillera maravillosa, con una diversidad enorme, desde montañas como el Aconcagua al Artesonraju o el Alpamayo, a las torres de la Patagonia o los grandes volcanes de Chile y Argentina, son de una belleza sin limites. Esta cordillera tiene una entidad fantástica, son miles de kilómetros de cordillera atravesando países, y eso fuera del Himalaya no ocurre en ningún otro lugar. Además es un proyecto que motiva, que obliga a una preparación y que sin dudas podría servir para medirse para otros ascensos en el Himalaya o en como meta en si mismo, sobre todo para un sudamericano, incluso me preguntaría si viera uno en Asia, tu has subido las montañas mas altas de tu continente?

 

  1. Por último, un mensaje para las nuevas generaciones que se vuelcan al montañismo

 

Mi mensaje, es perseveren en sus sueños, mas allá que parezca difícil, que les digan que no se puede, perseveren en sus sueños. Yo desde pequeño he soñado y he logrado ser químico o piloto o alpinista. He soñado con subir las montañas mas altas del mundo y lo he conseguido. Perseverar en tus sueños te libera los limites, te permite ir a donde quieres y lograr todo lo que deseas. Permite alinearte en la vida, si tu te alineas a tus sueños, la vida te permite ser feliz aceptando tus posibilidades, tu esfuerzo y tus logros. Cada uno tiene su camino, y por mas difícil que parezca, si ese camino lleva a tus sueños, podrás transitarlo con alegría. Sueña con lo que deseas y alinea todo tu ser en pos de ello. Serás feliz.

 

Guillermo Almaraz, Carlos Pauner y Pablo Pilotta 

 

Please reload

Entradas destacadas

47 años después se aclara el Primer Ascenso del Tres Cruces Norte (6030 m)

February 13, 2019

1/5
Please reload

Entradas recientes

August 3, 2019

Please reload

Archivo